Blogia
Viaje a Itaca

Energía nuclear

El calentamiento global es un hecho. Los combustibles suben de precio y las únicas que salen bien paradas son las compañías petrolíferas. Las mismas que ofrecen dinero a economistas y científicos para que nieguen el cambio climático.

Ante este panorama, la energía nuclear es más que una opción a tener en cuenta. Durante décadas numerosos países la utilizaron, convencidos de que era la mejor vía para producir energía a bajo coste. El sustituto perfecto a los limitados combustibles fósiles.

 

Chernobil, sin embargo, cambió la tendencia. Desde el accidente, no se han abierto nuevas centrales en Europa. Hasta hoy. Finlandia levanta la primera nuclear del siglo XXI. La población, tan opuesta años atrás a este tipo de energía, está ahora más dispuesta a usarla, pese a los riesgos.

Éstos no son desdeñables, pero no podemos dejar que el árbol, como reza el dicho, nos impida ver el bosque. Chernobil, hay que recordarlo, no fue tanto un accidente nuclear como un error de la extinta URSS. Si la central hubiera estado a cargo de un país europeo quizá la catástrofe hubiera sido menor.

La única forma de no depender de los altibajos políticos de Oriente Próximo es producir la energía en casa.

Así, Rusia no tendría la llave para abrir el grifo del gas hacia Europa. Las "petromonarquías"no tendrían razón de ser y los "petrodólares" perderían todo su valor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres