Blogia
Viaje a Itaca

Confesión

Tras pasar algo más de un año leyendo con fervor y disciplina la obra de luis Goytisolo, descubro que no entiendo su obra. La crítica publicada el 11 de diciembre bajo el título Respuesta fallida es la prueba de ello.

Es una reseña escrita desde la prisa y la lectura superficial, (peor aún, incompleta). Si bien ciertos párrafos me parecen válidos, la mayoría no lo son en absoluto.

Guardo la entrada en el blog para que quede como recuerdo de lo que no debe hacerse.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Tiresias -

Ya que por ahí arriba se han puesto socráticos, y sin ánimo de entrar en un debate más a fondo sobre lo que sea el saber o el conocer, añadiré que en el caso concreto de la interpretación de una obra literaria (o no) no es que se deba creer que se tiene la verdad absoluta o que no se tiene...es que se debería pensar que no hay verdad ni intepretación que no sean íntimas y personales y,por tanto, están más allá (no del bien y del mal) sino de la veracidad o la falsedad...

Aprendiendo a leer -

El hecho de que te des cuenta de lo que no sabes es una demostración de que realmente sabes. Porque en general el que cree que entiende las cosas, el que lo tiene todo muy claro, el poseedor de la verdad en realidad no tiene ni puta idea.

Tiresias -

Ah! Amigo Raúl, ¿pero es que acaso alguien puede jactarse de haber entendido la obra de algún autor? Más aún, ¿hay algo que entender? La literatura sólo tiene sentido como experiencia intersubjetiva, se dirá, si se escribe es para comunicar, para hablar y que otros de escuchen, para transmitir un mensaje... Yo declaro que eso es de todo punto imposible o, al menos, azaroso. Ya decía Platón (aunque me pese citar aquí a tal cáncer) que cuando escribes algo dejas huérfanas a las palabras, sin nadie que las defienda, al alcance de cualquiera y a disposición de interpretaciones espurias. Me pregunto, si un texto es susceptible de ser interpretado de cierto modo (y para eso sólo es necesario que una única persona lo haga así) ¿podemos asegurar que el autor no quería expresar eso? Si el autor está muerto no lo sabremos jamás (o hemos de recurrir al sabio que nos facilite la Verdad, la Interpretación lo cuál no es nada satisfactorio) y si está vivo y le preguntamos o nos lo dice por propia iniciativa ¿cómo saber si miente o si se engaña a sí mismo (conscientemente o no)?
En última instancia considero la lectura (o la literatura si se prefiere) como una experiencia personal, sí, pero del lector y no del escritor. El libro lo escribe el lector cuando lo lee. No hay mundo de las ideas, no existe una interpretación del libro, no hay libro hasta que tú lo lees.

He dicho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres